Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de ibercampus.es    Acceder a la versión normal
Ir a la portadaIr a la siguiente noticia
Blogs
¿Hasta cuando podemos seguir endeudándonos?

    

La deuda pública es uno de los principales indicadores para medir la salud financiera de un país.

¿Hasta cuando podemos seguir endeudándonos?

La deuda pública española cierra el 2020 en cifras record de 1,3 billones de euros y supera el 117% del PIB

 
 
Para financiar sus actividades cualquier Estado utiliza tradicionalmente tres medios:
  • Impuestos[i], donde englobaremos los distintos tipos de recaudaciones (precios públicos, trasferencias recibidas, tasas, etc.).
  • Creación de dinero, mediante un proceso de expansión monetaria, lo que vulgarmente conocemos como “darle al maquinillo”, pero desde su incorporación en la Unión Europea, España ha perdido esa facultad, siendo el Banco Central Europeo el único responsable[ii].
  • La emisión de deuda pública.



 
Por deuda pública o deuda soberana se entiende al conjunto de deudas que mantiene un Estado frente a los particulares u otros países. Constituye una forma de obtener recursos financieros por el Estado o cualquier poder público materializado normalmente mediante emisiones de títulos de valores o bonos. Incluye la deuda externa y la deuda interna.
 
Deuda pública española 1870 en moneda de oro
La deuda pública es uno de los principales indicadores para medir la salud financiera de un país. España se caracterizó por mantener un bajo nivel de deuda pública antes de la crisis económica, lo que ofreció un colchón importante cuando la situación se torció. El incremento del déficit público, el rescate bancario y los mecanismos de liquidez son tres factores que han disparado el nivel de deuda pública. El pasivo llegó a rebasar el nivel del 100% del PIB en 2014 para regresar al 95,5% al cierre de 2019. Ahora, las estimaciones del FMI apuntan a que la pandemia del Covid-19 disparará el montante por encima del 110%, algo inédito en más de un siglo[iii].
 
 
Pero la pregunta del millón es ¿Dónde esta el límite de la deuda pública antes del default? Pues la lógica nos dice que existe un límite para el endeudamiento de un país, pero este no es mismo para todos los países, y además varia según el momento.
 
Ejemplo claro de lo indicado anteriormente es que Argentina fue incapaz de mantener una deuda pública de poco mas del 50% del PIB, mientras que Japón lleva años con una deuda pública que supera el 200% del PIB (Vicente Nieves, ElEconomista 2 de enero 2021).
 
Las evidencias empíricas actuales, están poniendo en jaque algunos de los axiomas fundamentales sobre la deuda pública que se han mantenido vigentes durante años y que ahora parecen carecer de sentido. Los países están alcanzando déficits públicos record desde la II Guerra mundial, y sin embargo los intereses de la deuda pública se hunde ¿Cuál es el secreto?
 
En el caso de España, la deuda pública termina el año entorno al 120% del PIB, el déficit fiscal marcará record en las ultimas décadas (superior al 10%) y una contracción económica entre el 9% y el 12% del PIB, y sin embargo la calificación crediticia aunque baja, no se desploma, y esto básicamente es porque el BCE (Banco Central Europeo) ha mantenido unas condiciones de financiación extraordinarias durante el 2020 que ha permitido a países con niveles de deuda muy elevados mantener el raiting crediticio (ElEconomista -1 de enero de 2021).
 
España no solo ha logrado mantener en 2020 la calificación de su deuda soberana a largo plazo, si no que ha conseguido financiarla al menor coste de su historia, aunque lejos queda el Aaa del 2013.

 
De hecho, la rentabilidad exigida al bono español en la subasta del pasado 15 de diciembre caía al mínimo histórico del -0,019%, lo que en la práctica, supone cobrar por endeudarnos.
 
En cuanto magnitud, y por ponernos en situación, hasta el pasado 30 de noviembre, el BCE había adquirido 77.128 millones de euros de deuda pública española[iv], lo que equivale al 12,6% del total invertido por el BCE.
 
Y si ponemos en valor la deuda pública española en relación con la de otros países del entorno ….
 
Podemos ver que, en relación con el PIB, la deuda pública española solo esta por encima de la alemana, y muy por debajo de Francia, Italia o Grecia.
 
Volviendo a nuestra pregunta inicial, los economistas Stephen G. Cecchetti y Kermit L. Schoenholtz, profesores de Economía y expertos en política monetaria, explican en su blog como "hace casi 40 años, los economistas Thomas J. Sargent y Neil Wallace nos enseñaron que los gobiernos pueden emitir deuda pública hasta un cierto umbral (su fórmula no daba un número, simplemente demostraba que el endeudamiento tenía límites). Más allá de ese límite real, las consecuencias son un incumplimiento total o, si la deuda está emitida en la divisa nacional que el banco central puede crear, un incumplimiento parcial en forma de inflación (represión financiera)".
 
Quizás la clave, como dice Vicente Nieves en su magnífico artículo del 2 de enero 2021 en el elEconomista, este mas que en el tamaño en la calidad de la economía que respalda la deuda[v], pues la deuda de una economía fuerte que atrae a muchos inversores es una deuda de calidad que puede mantenerse mucho mas fácil que una deuda mucho mas pequeña, pero de una economía menos fiable.
 
Y ¿En que punto nos encontramos actualmente en España?
 

 
Desafortunadamente, hoy por hoy no podemos saber LO CERCA que estamos de nuestra capacidad máxima de endeudamiento, pero parece claro, como es lógico, que el límite existe, y no parece que este muy lejos, con la consecuencia de que en caso de sobrepasarlo podemos incurrir en “default del país”.


Si nos dejaran caer o no nuestros socios europeos, y las posibles consecuencias de un rescate, es motivo de otro artículo, lo que parece claro que les vamos a dejar a nuestros hijos (y nietos) una deuda por muchos años.
 
Si el lector desea más información o, si desea contactar con el autor, puede dirigirse a la siguiente dirección de correo electrónico: alv@vazqueztorres.com 
 
#DeudaPública
#RaitingEspaña
#EvoluciónDeudaPública
#DefaultEconomia
 
 
[i] El impuesto es una clase de tributo (obligaciones generalmente pecuniarias en favor del acreedor tributario) regido por derecho público, que se caracteriza por no requerir una contraprestación directa o determinada por parte de la administración hacendaria (acreedor tributario).
En la mayoría de legislaciones, los impuestos surgen exclusivamente por la “potestad tributaria del Estado” el que se constituye en el acreedor. Generalmente los impuestos son cargas obligatorias para las personas y empresas. Un principio rector, denominado “capacidad contributiva”, sugiere que quienes más tienen deben aportar en mayor medida al financiamiento estatal, para consagrar el principio constitucional de equidad y el principio social de la libertad.1​
El principal objetivo de los impuestos es financiar el gasto público: construcción de infraestructuras (de transporte, distribución de energía), prestar los servicios públicos de sanidad, educación, seguridad ciudadana, policía, defensa, sistemas de protección social (jubilación, prestaciones por desempleo, discapacidad), etc.
[ii] Con el fin de cumplir con sus funciones, el banco central tiene el monopolio de la emisión del dinero legal, por lo tanto, el banco central, dependiendo de las condiciones económicas del país (inflación, desempleo, etc.), decide, emitir o drenar liquidez del sistema a través de las diferentes herramientas, como pueden ser, las operaciones de mercado abierto, facilidades permanentes y las reservas mínimas.
 
El dinero físico (billetes y monedas) es fabricado por las Casas de las Monedas (Ceca), estas entidades fabrican las cantidades y tipos de billetes o monedas que le solicite el Banco Central para ser distribuido a los bancos comerciales.4​
Además de emitir o drenar liquidez del sistema, los bancos centrales, por medio de los bancos comerciales, se encargan de retirar las monedas y billetes deteriorados y sustituirlos por unos nuevos.
[iv] En el marco del programa PEPP
[v] La deuda de un país desarrollado emitida en su propia moneda suele considerarse “un activo libre de riesgo”.
Noticias de portadaArtículos relacionados
Las quiebras o suspensiones de españoles suben casi un 50% en el primer semestre
Turbocapitalismo: los maestros de la quiebra
"La banca española lleva 1,42 billones de ayudas públicas"
Londres plantea vetar a los empresarios implicados en quiebras
Noticias de portadaOtros artículos de Blogs
El Expediente Royuela
Reconciliación a la fuerza
Versículos de amor
Los inspectores señalan el colapso de los Tribunales Económico-Administrativos
Viajes fantásticos: del pasado al futuro
© 2021  |  www.ibercampus.es   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la portadaIr a la siguiente noticia