Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de ibercampus.es    Acceder a la versión normal
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia
Tendencias
Paradójico hallazgo multiuso de científicos chino-británicos
La región cerebral de la que depende el consumo de alcohol es la que regula la respuesta al peligro

    


Tras la alarma por la crecida de adicciones y enfermedades mentales del COVID, especialmente en un país donde aumentan más las desigualdades y el 68,2% de los menores de edad consume alcohol o el 43% de los muertos en accidentes de tráfico ya se atribuía a esa droga, científicos de diversos países acaban de identificar el lugar del cerebro donde se desarrolla la adicción a las bebidas destiladas o mal llamadas espírituosas.Es paradójicamente la región cerebral que regula la respuesta al peligro.

Este hallazgo, de extensas y quizá también opuestas aplicaciones prácticas en un mundo de relaciones sociales cada dia más dominado por la digitalizacion y la inteligencia extraida del floreciente tráfico de datos privados, se ha dado en el marco de la colaboración entre investigadores británicos de Cambridge y Warwik, con la Universidad china de Fudan, en Shangai. En su estudio pionero,  publicado en Science Advances y recogido en España por el digital biotech que dirige José M. Fernández Rúa, estos investigadores creen que su descubrimiento podrá conducir a intervenciones más efectivas a la hora de abordar el consumo compulsivo e impulsivo de alcohol.

El origen físico de la adicción al alcohol la han localizado en una red del cerebro humano que regula nuestra respuesta al peligro. La corteza orbitofrontal medial (mOFC), en la parte frontal del cerebro, detecta una situación desagradable o de emergencia y luego envía esta información a la sustancia gris periacueductal dorsal (dPAG), en el núcleo del cerebro. Esta última área procesa si necesitamos escapar de la situación.

Según estos investigadores, dirigidos por los profesores Jianfeng Feng, de Warwik, y Trebor Robbins, de Cambridge, una persona tiene mayor riesgo de desarrollar trastornos por consumo de alcohol si esta vía de información se desequilibra cuando el alcohol inhibe el dPAG (área del cerebro que procesa situaciones adversas), por lo que el cerebro no puede responder a señales negativas o la necesidad de escapar del peligro, lo que lleva a una persona a sentir solo los beneficios de beber alcohol y no sus efectos secundarios dañinos.

La otra causa del consumo impulsivo de alcohol tiene que ver con que una persona con adicción generalmente también tendrá un dPAG sobreexcitado, lo que le hará sentir que se encuentra en una situación adversa o desagradable de la que desea escapar, por lo que recurrirá urgentemente al alcohol para hacerlo.

Factores que conducen al abuso del alcohol en adolescentes

El profesor Jianfeng Feng, que también dicta clases en la Universidad china de Fudan, recuerda cuando le invitaron a dar su opinión sobre un estudio anterior con roedores con el mismo propósito: localizar los posibles orígenes del abuso del alcohol.

“Es emocionante -señala- que podamos replicar estos modelos murinos en humanos y, por supuesto, dar un paso más para identificar un modelo de doble vía que vincula el abuso del alcohol con una tendencia a exhibir un comportamiento impulsivo”.

Por su parte, el profesor Trevor Robbins del Departamento de Psicología de la Universidad de Cambridge, subraya que “es notable que estos sistemas neuronales en el ratón, relacionados con la respuesta a la amenaza y el castigo, han demostrado ser relevantes para nuestra comprensión de los factores que conducen al abuso del alcohol en adolescentes”.

Desde el Instituto de Ciencia y Tecnología para la Inteligencia Inspirada en el Cerebro de la Universidad de Fudan, afiliado al King’s College of London, Tianye Jia, doctor en Genómica Computacional por la Universidad británica de Birmingham, detalla que “hemos descubierto que la misma regulación neural de arriba hacia abajo podría funcionar mal de dos formas completamente diferentes, pero conduciendo a un comportamiento similar de abuso de alcohol”.

Adicción al alcohol en el cerebro

Este equipo de investigación había notado que los modelos anteriores de roedores mostraban que las áreas del cerebro mPFC y dPAG podrían ser la base de los precursores de la dependencia del alcohol.

Como parte de su estudio, analizaron escáneres cerebrales de resonancia magnética del conjunto de datos IMAGEN: un grupo de 2.000 personas del Reino Unido, Alemania, Francia e Irlanda que participan en investigaciones científicas para avanzar en el conocimiento de cómo los factores biológicos, psicológicos y ambientales durante la adolescencia pueden influir en el desarrollo del cerebro y la salud mental.

Los participantes realizaron exploraciones de resonancia magnética funcional basadas en tareas y cuando no recibieron recompensas por ellas (lo que produjo sentimientos negativos de castigo), la regulación entre el mOFC y el dPAG se inhibió más en los que habían exhibido abuso de alcohol.

Del mismo modo, en un estado de reposo, los voluntarios que demostraron una vía de regulación más sobreexcitada entre el mOFC y el dPAG (lo que lleva a sentimientos de necesidad urgente de escapar de una situación), también tenían niveles altos de abuso de alcohol.

El alcohol, una droga global
El trastorno por consumo de alcohol es una de las enfermedades mentales más comunes y graves, por lo que es considerado un problema de primer nivel por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ahora junto a  la pandemia o las epidemias de sida, tuberculosis, malaria y otras patologías tropicales, además de combatir la hepatitis y enfermedades transmitidas por el agua.
De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud de 2018, más de tres millones de muertes anuales están relacionadas con el consumo de alcohol en todo el mundo y su consumo nocivo contribuye al 5,1% de la carga mundial de morbilidad.
De ahí la importancia de este trabajo multinacional, ya que entender cómo se forma la adicción al alcohol en el cerebro humano podría conducir a intervenciones más efectivas para abordar el problema global del abuso de esta sustancia.
Noticias de portadaArtículos relacionados
Los españoles se drogan menos: 14 puesto mundial en consumo de alcohol y tabaco
La ayuda de URJC a reducir drogadicciones supera el test de la Organización Mundial de la Salud
El 68,2% de los menores de edad consume alcohol, según la campaña para reducir sus daños
Drogas en el 43% de los muertos 2016 en accidentes de tráfico
Noticias de portadaOtros artículos de Tendencias
Nace en Valladolid, eEvents, pionera de eventos audiovisuales
La producción constante necesita la automatización
UPC reta al estudiantado universitario a diseñar un experimento para volarlo en gravedad cero
UCA mejora el uso de vehículos aéreos y marinos autónomos para el sector pesquero-acuícola
7 tendencias que alteran el turismo de los españoles:el 91% de las familias ya tiene planes para2021
© 2021  |  www.ibercampus.es   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia