Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de ibercampus.es    Acceder a la versión normal
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia
Empleo y Formación
La crisis sigue por la caída de 6 millones en equivalencia
Recuperado un tercio del empleo afiliado a SS y el 70% de los ERTE, salvo en turismo y educación

    


Seguridad Social presentó este martes un panorama de mejora del empleo en julio desde la perspectiva de sus afiliaciones: estas aumentaron en 161.2017 (un 0.87%) y tras ellas se ha recuperado más de un tercio del empleo perdido en la crisis del COVID, aparte de que el 70% de los cuatro millones de trabajadores que estaban en ERTE ya han salido de ellos, apenas en una séptima parte para causar baja.Un balance alentador pese a la previa caída de 6 millones en empleos equivalentes desde enero 2019

Los tres frentes positivos que apunta en su balance relativamente bueno para las afiliaciones el Ministerio de Inclusión, Seguiridad Social y Migraciones se complementan con un reparto geográfico bastante homogéneo de los ERTE en la Península, aunque esa simetría se rompe en las islas Baleares y Canarias. Esto es debido a que la alta concentración de su producción en el turismo y por tanto en los cuatro sectores de actividad junto al de educación y deportes donde aún quedan 1.120.000 trabajadores en ERTES: los servicios de comidas y bebidas (205.000 empleos),el comercio (170.000), servicios de alojamiento (otros 143.000) y transporte (75.000).

Tras esos cuatro subsectores alimentados en España por el turismo, educación ( con 47.000 empleos) y actividades deportivas (32.000)  son a continuación los de mayor porcentaje de trabajadolres aún en ERTE respecto al total. Eso significa que desde mediados de junio se han reducido en este mes y medio a la mitad los ERTEs en educación. Entonces  Educación era el sector más afectado por los ERTEs prorrogados este verano, tras hostelería y comercio, con 94.074 docentes afectados, mitad del fraude laboral estival.

En efecto, 
Educación y Construcción suelen ser los sectores que más paro crean en verano, debido a la creciente precarización del empleo y a sus aproximaciones al fraude laboral. Así lo indican al menos las estadísticas de la última década, y el año pasado la tendencia se acentuó, hasta el punto de que fue el peor mes de agosto para el empleo en ambas actividades desde 2010, al registrar en educación un aumento de 59.630 personas, aproximadamente el doble que el total de la construcción (otros 27.464 empleos). Esos casi 60.000 docentes en paro en agosto se sumaban a los 162.038 despidos en junio y julio en el conjunto del sector educación, frente a los 163.455 de récord en 2018. Pero la pandemica de COVID 19  podría evitar que este verano de 2020 se reproduzca el habitual titular de prensa de que este verano se repite el fraude laboral de los más de 200.000 enseñantes despedidos para no cotizar a la Seguridad Social.

En el mes y medio último, han salido de los ERTE en todos los sectores españoles otros 0,7 milones de trabajadores adicionales al m
illón y medio que los habían abandonado a mediados de junio desde su pico de casi 4 millones de personas antes de que el Gobierno los prorrogara a septiembre. Más de 2,2 millones de trabajadores han salido del ERTE: los ERTE de fuerza mayor se han reducido un 70% desde el máximo y los de no fuerza mayor un 50%. La mayoría de las salidas de ERTE de fuerza mayor son a la actividad, como refleja el cuadro adjunto, donde se ve que solo una séptima parte de ese 70% que ha dado por finalizados esos expedientes ha causado baja:
 
 

161.217 afiliados más en julio 

El número medio de afiliados a la Seguridad Social se situó en 18.785.554 personas en julio, lo que representa un aumento de 161.217 cotizantes respecto a la media de junio (un 0,87% más). Es el tercer mes consecutivo en que el sistema suma ocupados después del impacto de la pandemia de la COVID-19. El número de personas afiliadas a la Seguridad Social a día 31 fue de 18.673.847, lo que supone que el sistema registró un aumento de 189.577 desde el inicio a final de mes.

En julio, el número medio de afiliados registró un aumento de 161.217 ocupados con respecto a la media de junio (0,87%), cifra muy lejos de la anotada en el mismo mes del pasado año cuando se incorporaron 15.514 ocupados. La afiliación continúa la recuperación que se inició en mayo tras los peores meses de la pandemia por la COVID-19. En marzo se registraba un retroceso de 243.469 personas afiliadas de media y en abril, de 548.093.

En términos desestacionalizados, y corregido el efecto calendario, en julio se han registrado 165.012 afiliados más, casi un punto porcentual (0,9%) más que el mes anterior.

El mes pasado creció la afiliación mensual en todos los regímenes de la Seguridad Social. El Régimen General, cuya tasa aumentó de media respecto a junio un 0,92%, registró un incremento de 141.117 afiliados hasta los 15.455.918. El S.E. Agrario, sin embargo, marcó un descenso de cotizantes del 7,19%, es decir, 53.931 afiliados menos, un descenso ocasionado por el final de algunas campañas agrícolas. El S.E. Hogar, sumó 28 personas (0,01%).

Si consideramos el Régimen General en sentido estricto -sin Agrario ni Hogar- se anotó un aumento de 195.020 afiliados (1,37%) que situó el total en 14.385.787.

En el Régimen General aumentó la ocupación en todos los sectores económicos salvo en Educación, que registró una importante caída como es habitual en los meses de julio. Siete sectores sumaron incrementos de más de 10.000 personas: Hostelería, con 66.924 afiliados más (lo que supone una subida del 5,8% intermensual, lidera la suma de ocupados, seguido de Actividades Sanitarias y Servicios Sociales, 43.133 (2,66%), Comercio y Reparación Vehículos de Motor y Motocicletas, 40.816 (1,73%), Actividades Administrativas y Servicios Auxiliares, 34.321 (2,8%); Construcción, 22.237 (2,64%); Administración Pública y Defensa, Seguridad Social Obligatoria, 16.132 (1,47%) y la Industria Manufacturera que también ha sumado 15.357 afiliados (0,85%).

En sentido contrario, la bajada más acusada correspondió al sector de Educación que pierde 82.789 afiliados (-9,28%), coincidiendo con el final de curso, cifra inferior a la registrada en el mismo mes de 2019.

El Régimen de Autónomos contó con 3.262.758 afiliados medios, tras un aumento de 17.506 (0,54%), y el Régimen del Mar registró 65.676 ocupados, 2.595 más que en mayo (4,11%). Finalmente, el Carbón se situó en 1.202 afiliados medios.En los últimos 12 meses, el Sistema ha perdido 747.656 afiliados (un 3,83% menos), un descenso interanual que se ha moderado respecto al mes de junio, el momento de mayor caída de la afiliación (‐893.361). Del total, el Régimen General -sin Agrario ni Hogar- registra la mayor bajada, con 667.304 ocupados menos, (-4,43%). Además, el Sistema Especial Agrario ha visto disminuir en 33.151 sus afiliados, mientras que el Sistema Especial Empleados Hogar, en 27.018. El Régimen General conjunto registra un retroceso de los cotizantes del 4,5%, (-727.474).

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, por su parte, registró ‐16.075 personas menos (-0,49%) en comparación con julio de 2019. Además, el Régimen del Mar disminuye en 3.949 ocupados (5,67%) y el Carbón decrece en 158 afiliados, que supone una caída del 11,62%.

Por último, entre los días 1 y 31 de julio, el sistema incorporó 189.577 afiliados, a pesar de que el último día se registró una fuerte pérdida de ocupados (-177.982), al coincidir el 31 de julio con el último día de la semana. Desde el inicio de mayo se han sumado 277.485 afiliados.

El número de personas incluidas en ERTE al cierre del mes de julio era de 1,18 millones, lo que supone una reducción de 712.000 respecto a los datos del pasado 30 de junio y representa una salida media diaria de casi 23.000 trabajadores. En términos relativos, el número de personas incluidas en ERTE se ha reducido un 39% respecto al 30 de junio y un 67% frente al máximo, registrado el 30 de abril. De esta forma, al cierre de julio, dos de cada tres personas incluidas en ERTE durante la pandemia habían salido de esta situación.

Además, de los 1,18 millones de personas en ERTE, 227.896 tenían una suspensión parcial, lo que supone algo más del 20% del total de trabajadores incluidos en expedientes temporales de empleo, el porcentaje más alto desde que empezó la pandemia.

A 31 de julio, el número de personas trabajadoras en ERTE por fuerza mayor asciende a 932.609, lo que supone 624.000 menos que al cierre de junio (-40% en el mes). Por su parte, las personas incluidas en ERTE de no fuerza mayor ascendían a 31 de julio a 185.933, con una caída de 87.000 personas (-32% de caída mensual).

Geográficamente, la reducción de los trabajadores en ERTE ha sido heterogénea. En dos comunidades (Navarra y Cantabria), el número de ocupados en estos expedientes prácticamente se ha reducido a la mitad en el último mes, frente a las caídas de en torno al 30% de Canarias y Baleares.

Desde máximos, la reducción también es heterogénea. En Navarra y Murcia, más del 80% de los trabajadores que estaban en ERTE a 30 de abril, ya había salido de él a 31 de julio. En Baleares, la reducción es del 40% en ese mismo periodo, y en Canarias, del 50% respecto a máximos.

De media, continúan en ERTE el 7,8% de los afiliados, aunque con una gran disparidad entre sectores. Agencias de viaje (con un 62% de trabajadores en ERTE), Transporte aéreo (con un 52%) y servicios de alojamiento (con un 47%) son los que mantienen una mayor proporción de trabajadores protegidos por ERTE.

El paro registrado se redujo en 89.849 personas en el mes de julio

Aunque las cifras de paro se consideran por los expertos inverosímiles a la vista de los tsunamis sanitario y económico vividos desde marzo pues lo significativo es que las horas trabajadas y el empleo equivalente se han reducido en una cuarta parte del total, la cifra de paro registrado en el mes de julio intensificó segñun resaltó el Gobierno la tendencia a la baja que se inició en el mes de mayo, tras el incremento abrupto de los meses de marzo y abril como consecuencia de la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. Es la mayor caída del desempleo en un mes de julio desde 1997.
 
El paro registrado en el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se redujo en julio en 89.849 personas (-2,33%).
El total de desempleados registrados es de 3.773.034
Paro por sectores
El paro registrado se reduce de manera notable en el sector servicios, el que más ha sufrido la hibernación de la economía, con 84.563 (-3,09%) personas inscritas menos; en industria, con 9.444 (-2,96%) parados menos, en la construcción con 6.556 (-2,15%) personas menos y en el colectivo sin empleo anterior con 394 (-0,13%) parados menos. Aumenta, únicamente, en la agricultura, con 11.108 (+ 5,86%) desempleados más, por la finalización de algunas campañas relevantes en el sector.
Paro por género
En el mes de julio, el paro baja entre las mujeres en 38.332 (-1,73%) personas y lo hace por primera vez desde el inicio de la pandemia. El total de mujeres desempleadas es de 2.177.586. El paro masculino acumula su tercer mes de caída y registra 51.517 (-3,13%) desempleados menos hasta un total de 1.595.448 inscritos.

Aunque el desempleo masculino se incrementó de manera más acentuada entre los meses de marzo y abril, el saldo de la evolución del empleo sigue resultando negativo para las mujeres.
Paro por edad
En julio también ha cambiado la tendencia para otro colectivo castigado por el desempleo, el de los jóvenes. El paro registrado entre los menores de 25 años baja en 21.794 (-6,35%) personas. Es el primer descenso desde el mes de marzo.

El paro de 25 y más años se reduce en 68.055 (-1,93%) personas.
Paro registrado por comunidades autónomas
El paro registrado desciende en 14 de las 17 comunidades autónomas. Se incrementa el número de parados inscritos en las comunidades autónomas de Madrid, Murcia y La Rioja y en la Ciudad Autónoma de Ceuta.
Aumenta la firma de contratos
En el mes de julio se han firmado 1.536.122 contratos, según los datos comunicados al SEPE. Es una cifra que refleja la vuelta a la actividad en la mayoría de los sectores. El número contratos firmados en julio duplica los que se firmaron en abril.

En los primeros siete meses de 2020 se ha alcanzado la cifra de 8.835.600 contratos firmados.
Sin embargo, en julio de 2020, sólo un 9,2% de todos los contratos firmados son indefinidos. Se han registrado 141.105 contratos de trabajo de carácter indefinido que se dividen, en cuanto a la duración de su jornada, en 83.087 a tiempo completo y 58.018 a tiempo parcial.
El resto de contratos, hasta completar el total de 1.536.122 del mes de julio, son 8.985 de carácter formativo y 1.386.032 otro tipo de contratos temporales. Dentro de este último grupo destacan: Eventuales por Circunstancia de la Producción (de jornada a tiempo completo) con el 28,53% del total de todos los contratos y de Obra o Servicio Determinado (de jornada a tiempo completo) con el 26,02%. Los contratos temporales con jornada a tiempo parcial suponen el 30,74%.
Prestaciones por desempleo en junio
El número de solicitudes de prestaciones registradas en el mes de junio de 2020 ascendió a 2.263.819. Las altas tramitadas han sido 2.609.627
El plazo medio de reconocimiento del mes de junio de 2020 ha sido de 2,7 días. Las personas perceptoras de prestaciones a lo largo del mes de junio fueron 5.129.620 personas, de las que 2.840.735 recibieron una prestación por ERTE en el mes de junio. La cobertura del sistema de protección por desempleo durante el mes de junio de 2020 ha sido del 109,2%.
Después de que la nómina del mes de mayo alcanzase a 5.986.864 trabajadores, comienza un descenso que se prevé que continuará en los próximos meses, a medida que se incorporen a la actividad los trabajadores afectados por ERTE.
Los gastos totales de junio de 2020 ascendieron a 4.115 millones de euros. El gasto medio mensual por beneficiario, sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura, en el mes de junio de 2020 ha sido de 1.066,2 euros, lo que supone un aumento sobre el mismo mes del año anterior de 227,2 euros (27,1%).

La cuantía media bruta de la prestación contributiva percibida por beneficiario durante el mes de junio de 2020 ha sido de 803,1 euros. El número de beneficiarios extranjeros del mes de junio de 2020 fue de 513.599 personas. En relación con el total de beneficiarios de prestaciones por desempleo, los beneficiarios extranjeros representan el 12,9%.

Los beneficiarios de prestaciones extranjeros suponen el 48,2% del total de demandantes de empleo extranjeros. El gasto de las prestaciones de los beneficiarios extranjeros ha sido de 428,2 millones de euros que, en relación con el gasto total de las prestaciones por desempleo, supone el 10,2%.

Noticias de portadaArtículos relacionados
El Gobierno plantea la ampliación de los ERTE hasta diciembre, como pidieron los economistas
Bajan un 38% las prestaciones por ERTEs en junio por la vuelta a la actividad
El Congreso convalida la prorroga de los ERTE hasta septiembre y Fondo COVID de 16.000 millones
Educación, sector más afectado por los ERTEs prorrogados este verano, tras hostelería y comercio
Noticias de portadaOtros artículos de Empleo y Formación
La formación en habilidades digitales, resaltada como clave en la reconversión y recuperación
Trabajo propone a sindicatos y patronal mantener el veto al despido objetivo por COVID hasta 2021
Este curso hay 8.294.270 alumnos matriculados en 28.624 de centros y confirma el mayor alza de FP
El Gobierno oculta la mayor crisis de empleo al presentar paro y afiliaciones a Seguridad Social
Europa se dispone a asignar a España 21.300 millones del SURE para ERTEs y prestación de autónomos
© 2020  |  www.ibercampus.es   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia