Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de ibercampus.es    Acceder a la versión normal
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia
Economía
Stiglitz, en su "depresión post-Davos "de 2018:
"Solo la indignación detendrá la evasión fiscal"

    


Antes de los Paradise Papers, llegaron los Panama Papers. Y con ello se inició una investigación del gobierno panameño sobre la evasión de impuestos global.Joseph Stiglitz fue invitado al panel asesor del Foro de Davos 2018 para hablar de ello.Pero cansados de lo que llamaron "falta de transparencia", Stiglitz y el experto en anticorrupción de la OCDE, Mark Pieth, abandonaron la investigación.Lo cuenta elprimero en un artículo tras el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza 2018:

El mundo está plagado de problemas prácticamente insolubles. La desigualdad está en aumento, especialmente en las economías avanzadas. La revolución digital, a pesar de su potencial, también conlleva serios riesgos para la privacidad, la seguridad, los empleos y la democracia -desafíos que están agravados por el creciente poder monopólico de unos pocos gigantes de datos norteamericanos y chinos, entre ellos Facebook y Google-. El cambio climático representa una amenaza existencial para toda la economía global tal como la conocemos. 

Sin embargo, añade el economista, quizá más desalentadoras que esos problemas sean las respuestas. Sin duda, aquí en Davos, los CEO de todo el mundo empiezan la mayoría de sus discursos afirmando la importancia de los valores. Sus actividades, sostienen, están destinadas no sólo a maximizar las ganancias para los accionistas, sino también a crear un futuro mejor para sus empleados, las comunidades en las que trabajan y el mundo en general. Pueden inclusive hablar de la boca para afuera de los riesgos que plantean el cambio climático y la desigualdad.

Pero, al final de sus discursos este año, cualquier ilusión que pudiera quedar sobre los valores que motivan a los CEO de Davos se hizo añicos. El riesgo que más parecía preocupar a estos CEO es la reacción populista contra el tipo de globalización que ellos han moldeado -y de la que se han beneficiado enormemente. 

No sorprende que estas elites económicas apenas entiendan hasta qué punto este sistema le ha fallado a grandes segmentos de la población en Europa y Estados Unidos, haciendo que los ingresos reales de la mayoría de los hogares quedaran estancados o que el porcentaje de ingresos de la fuerza laboral disminuyera sustancialmente. En Estados Unidos, la expectativa de vida ha caído por segundo año consecutivo; entre aquellos que sólo tienen un nivel de educación secundaria, la caída viene produciéndose desde hace mucho más tiempo. 

Ni uno solo de los CEO de Estados Unidos cuyos discursos escuché (o me comentaron) mencionó la intolerancia, la misoginia o el racismo del presidente estadounidense, Donald Trump, que estaba presente en el evento. Ni uno mencionó la cadena incesante de comentarios ignorantes, mentiras descaradas y acciones impetuosas que han erosionado la posición del presidente norteamericano -y, por lo tanto, de Estados Unidos- en el mundo. Ninguno mencionó el abandono de los sistemas para establec

Por cierto, ninguno de los titanes corporativos de Estados Unidos mencionó las reducciones por parte de la administración del financiamiento para la ciencia, tan importante para fortalecer la ventaja comparativa de la economía de Estados Unidos y respaldar las mejoras en la calidad de vida de los norteamericanos. Ninguno mencionó, tampoco, el rechazo de parte de la administración Trump de las instituciones internacionales, o los ataques a los medios y al poder judicial del país -lo que representa un ataque al sistema de control y equilibrio de poderes que apuntala la democracia estadounidense. 

No, los CEO en Davos se relamían con la legislación impositiva que Trump y los republicanos en el Congreso impulsaron recientemente, que les reportará cientos de miles de millones de dólares a las grandes empresas y a la gente rica a la que pertenecen y que las administra -gente como el propio Trump-. No les preocupa en lo más mínimo el hecho de que la misma legislación, cuando haya sido implementada en su totalidad, se traduzca en un incremento de los impuestos para la mayor parte de la clase media -un grupo cuyas fortunas han venido cayendo los últimos 30 años.

Aún en su mundo estrechamente materialista, donde el crecimiento importa más que cualquier cosa, la legislación impositiva de Trump no debería ser motivo de celebración. Después de todo, reduce los impuestos a la especulación inmobiliaria -una actividad que no ha generado una prosperidad sostenida en ninguna parte, pero que ha contribuido a una creciente desigualdad en todas partes.

La legislación también impone un impuesto a las universidades como Harvard y Princeton -fuentes de numerosas ideas e innovaciones importantes- y se traducirá en un menor gasto público a nivel local en partes del país que han prosperado, precisamente porque han hecho inversiones públicas en educación e infraestructura. La administración Trump claramente pretende ignorar el hecho evidente de que, en el siglo XXI, el éxito en verdad exige más inversión en educación.  

Para los CEO de Davos, parece que los recortes impositivos para los ricos y sus empresas, junto con la desregulación, son la respuesta a todos los problemas del país. La economía del derrame, dicen, garantizará que, en definitiva, toda la población se beneficie económicamente. Y los buenos corazones de los CEO aparentemente es todo lo que se necesita para garantizar que el medio ambiente esté protegido, inclusive sin regulaciones relevantes.

Sin embargo, las lecciones de la historia son claras. La economía del derrame no funciona. Y una de las razones fundamentales por las cuales nuestro medio ambiente está en una situación tan precaria es porque las propias empresas no han estado a la altura de sus responsabilidades sociales. Sin regulaciones efectivas y un precio real que pagar por contaminar, no existe ninguna razón de ningún tipo para creer que se comportarán de otra manera que como lo han hecho en el pasado.

Los CEO de Davos estaban eufóricos por la vuelta al crecimiento, por sus crecientes ganancias y compensaciones. Los economistas les recordaron que este crecimiento no es sostenible, y que nunca ha sido inclusivo. Pero estos argumentos tienen poco impacto en un mundo donde reina el materialismo. 

De modo que olvídense de las perogrulladas sobre los valores que los CEO recitan en los párrafos de apertura de sus discursos. Pueden no tener la franqueza del personaje de Michael Douglas en la película Wall Street de 1987, pero el mensaje no ha cambiado: "La codicia es buena". Lo que me deprime es que, aunque el mensaje es evidentemente falso, tantos en el poder crean que es verdad.

"La respuesta que los gobiernos de Panamá nos dieron después de semanas, semanas y semanas fue: 'No, no vamos a ser transparentes'", dijo Stiglitz. "Así que renunciamos". La pareja salió con su propio informe independiente sobre el problema global del secretismo.

Un problema global

Casi dos años después, el sistema impositivo mundial todavía está roto, afirma el economista ganador del Premio Nobel. En una mesa redonda en Davos el jueves, dijo: "Tenemos un sistema de impuestos global que permite a las personas, legalmente, evitar pagar".

Los gobiernos se están comprometiendo a reducir aún más las tasas impositivas, en un esfuerzo por competir por las corporaciones. Esto ha llevado a una carrera de fondo y "Estados Unidos acaba de unirse a esta carrera, bajando su tasa de impuestos corporativos", dijo Stiglitz, refiriéndose a las recientes reformas del Partido Republicano que recortaron las tasas del 35% al 21%.


Competir hasta el final

Stiglitz no es el único preocupado. Los recortes impositivos de la administración Trump han generado preocupación en Europa, donde los legisladores están intentando elevar impuestos a los gigantes de Estados Unidos como Amazon y Google.

En una intervención en Davos el día anterior, el presidente francés Emmanuel Macron advirtió contra una "carrera hacia el fondo en impuestos y regulación", llamando a un "pacto global" para suavizar los efectos negativos de la globalización.

Elementos del sector privado están surgiendo en apoyo de esta causa. El CEO de Google, Sundar Pichai, dijo a su audiencia en Davos que estaría feliz de que Google pague más impuestos. Agregó que estaba claro que algunas compañías no estaban pagando lo que les correspondía y que el sistema debería reformarse.

Un impuesto mínimo global 

"Quiero que Europa tome la delantera", dijo Stiglitz. "Un impuesto mínimo global impuesto por Europa sería el camino a seguir".

En la práctica, esto significaría que los países enumerarían las ganancias totales de una corporación y les pedirían que paguen, digamos, un 15-20% de sus ingresos. "Nuestra fórmula es mirar las ganancias totales, averiguar dónde están los empleados, las ventas y el capital", explicó. "Es una justicia difícil, pero es mejor que la falta de justicia que tenemos hoy".

"Las corporaciones no permitirán el cambio a menos que los ciudadanos realmente salgan y expresen su indignación", concluyó.

"Tenemos un buen medio de intercambio llamado dólar. Podemos intercambiar en esa moneda", indicó. Según señala, el sistema bancario ya está haciendo mayor uso de los pagos digitales, "pero no necesitamos bitcoin para eso". 

Asimismo, el economista desarrolló más sus declaraciones en noviembre en las que condenaba a la criptomoneda por su potencial de elusión y falta de supervisión e hizo un llamado a su prohibición. 

 

Noticias de portadaArtículos relacionados
Xi, en Davos: "China liderará otra etapa de globalización"
El Foro Económico Mundial de Davos cuestiona las políticas españolas para el mercado laboral
Las 7 tendencias tecnológicas de 2018 según Davos
Hambre y crisis digitales y financieras, entre los 10 grandes riesgos globales oteados por Davos
Noticias de portadaOtros artículos de Economía
Ayuso ataca ante el 4M cuando el trabajo sufre al declarar IRPF la caída del impuestos empresariales
La población española que puede teletrabajar ha pasado de su habitual 4% hasta un máximo del 28%
Escrivá propone pagar hasta 12.000 euros por año de jubilación atrasada, salvo a los funcionarios
Mediadores digitales
La Alianza de Clusters Europeos identifica un mapa empresarial para ayudar a producir vacunas COVID
© 2021  |  www.ibercampus.es   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la noticia anteriorIr a la portadaIr a la siguiente noticia