Logo de ibercampus.info    Acceder a la versión normal
Ir a la portadaIr a la siguiente noticia
Economía
Suman un tercio de la economía mundial en paridad de compra
China crea con los 10 países de ASEAN y otros 5 asiáticos el área comercial más grande del mundo

    


China ha logrado sumar a los diez países de Asean (Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático) otros cinco estados de la región. Su resultado es el mayor tratado de libre comercio del mundo, aunque con menor integración que la UE. Por primera vez, los tres grandes actores económicos de Asia-Pacífico, China, Corea del Sur y Japón estarán unidos en un único tratado multilateral. Entre las incógnitas, destacan la ausencia de India y la falta de referencia a derechos laborales y ecología.

Nace así la Asociación Económica Integral Regiona ( RCEP por sus siglas en inglés), formada por paises que ya suman en paridades de poder de compra un tercio de toda la economía mundial, con China a la cabeza, al representar casi un 25% de la economía global en esos términos reales de poder adquisitivo de sus habitantes, ajenos a la distorsión introducida por la valoración de las divisas y según los cuales la economía china es desde hace ya algunos años mayor que la de Estados Unidos o la del conjunto de la Unión Europea.

Esta integración europea sigue siendo, pese a las incertidumbres del Brexit y de las formas autoritarias que alentaron desde la Casa Blanca la ignorancia y miopía geopolitica de Trump,  el mayor mercado integrado del mundo desde la perspectiva de que miembros comparten---además del libre comercio --- la eventual supresión de otras barreras distintas a las aduaneras, como la eliminación total de aranceles y la unificación de normas más allá de las tenicas y fitosanitarias, caso de las politicas e incluso instituciones organizadas para ejecutarlas, como en la UE son la Comisión, el Consejo Europeo, el Parlamento y el Tribunal de Justicia y el de Cuentas. Europa sigue también teniendo la mayor apertura comercial del mundo, por su historia imperial previa a la norteamericana, por el número de acuerdos comerciales en vigor y por su consiguiente mayor apertura al resto del resto del mundo en términos de suma de exportaciones e importaciones sobre su PIB, No obstante, el profesor de la UAM y miembro del consejo editorial de Ibercampus.es Gustavo Matias, ha escrito ultimamente que la Unión Europea es la que puede perder la guerra fría comercial y tecnológica entre los Estados Unidos de Trump y la China de Xi, que ahora a Biden le resultará dificil sortear.



La firma de nacimiento del RCEP tuvo lugar este domingo en Vietnam, después de ocho años de negociaciones, aunque se completó mediante actos transmitídos virtualmente desde otros paises, sin reunir a todos.

El acuerdo representa cerca del 28% del comercio mundial, con un mercado de 2.200 millones de personas, agrupa tambien a  un tercio de la economia y la población del planeta, justo en la región que más crece del mundo en estos momentos junto a África. La riqueza de los 15 países firmantes asciende a unos 22,12 billones de euros, lo que equivale a mas del 30% del PIB global en las cutadas paridades de  poder según el gráfico que sigue de Financial Times.

El objetivo es conseguir una apertura de los intercambios comerciales. Para ello se prevé la eliminación del 90% de las barreras arancelarias entre este grupo de países. También aborda asuntos como la economía digital, la propiedad intelectual y la uniformización de reglas administrativas. El 65% de los servicios también quedarán sin restricciones comerciales y los extranjeros podrán adquirir más participaciones.

Esta iniciativa, en su aceleración y concreción final, se percibe como una respuesta a las dificultades de la pandemia de COVID19, aunque lleva ocho años de gestacion, como otros procesos similares de integración comercial que también se han acelerado  en África, mientras en América han retrocedido proyectos más avanzados como Mercosur y en el norte áreas comerciales afectadas por las políticas reaccionarias de Donald Trump, en especial con México y Canadá.  “El acuerdo contribuirá a desarrollar las cadenas de valor destruidas por la Covid-19 y a sostener la recuperación económica”, dijo el primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan.

Se eliminarán el 92% de los aranceles sobre las exportaciones de 15 estados de la región

También es una contraofensiva frente al aislacionismo de Estados Unidos, que bajo la presidencia de Donald Trump abandonó otro tratado en la zona el TPP, dejando de facto el terreno libre para que China extienda su liderazgo e intensifique una globalización regional, ya que es el primer tratado multilateral al que se suma Pekín, si bien China es todavia, pese a la guerra comercial y tecnológica iniciada por Trump, el primer financiador de la deuda pública norteamericana, la mayor del mundo, el tercer socio comercial de los Estados Unidos, ya casi tan importante como sus vecinos México y Canadá, como se observa en la infografía que sigue:

“La RCEP consolida las ambiciones geopolíticas regionales más amplias de China alrededor de las nuevas rutas de la seda”, comentaba Alexander Capri, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Singapur. “El tratado ayudará a China a reducir su dependencia de los mercados y tecnología occidental, un movimiento acelerado por la creciente fractura con Washington”, subrayó Iris Pang, economista jefe de ING. Como dijo hace unos días la académica de la Universidad de Cornell Lourdes Casanova, “las cadenas de valor han demostrado sus fallos, la globalización industrial había ido demasiado lejos, vamos hacia algo intermedio”. Y este nuevo bloque regional es buen ejemplo de ello.

Pekín aprovechó, mediante su primer ministro Li Keqiang para presentar a su país como “campeón de la globalización” y de la “cooperación multilateral”, obviando los problemas políticos y sociales de democracia interna en su territorio.

Detrás de los habituales tonos triunfalistas que acompañan estas circunstancias y que ha sido elevado por la demagogia del hacer grande a América de los años de un Trump que se resiste a reconicer su derrota electoral y a ser desalojado de la Casa Blanca pese a que Biden le supera en mas de cinco millones de votos y varias decenas de los 270 compromisarios estatatales necesarios para convertirse en em proximo prrsidente, los medios señalanr la incógnita de India. El país inicialmente se había sumado, pero decidió dar marcha atrás. Aunque se le deja abierta la puerta para que cambie de idea, Delhi teme que con este acuerdo su país se vea inundado de productos más baratos, principalmente de China, pero también de leche y quesos de Australia y Nueva Zelanda. La economía india tradicionalmente tutela a su sector agrícola, formado por pequeños empresarios y tiene un régimen comercial bastante proteccionista.

En el acuerdo falta también cualquier referencia a los derechos laborales y a la tutela del medioambiente, dos cuestiones espinosas para muchas economías emergentes en el área. Para su entrada en vigor, la RCEP deberá ser ratificada al menos por seis países de la Asean y tres de sus socios externos, un proceso que puede tardar varios meses.

Entre las incógnitas, destacan la ausencia de India y la falta de referencia a derechos laborales y ecología

Algunas organizaciones dentro de los mismos estados firmantes también criticaron la RCEP, al considerar que puede penalizar las pymes a costa de las empresas más grandes. Una advertencia que también puso sobre la mesa la pasada semana Paloma Fernández, catedrática de Historia Económica, de la Universitat de Barcelona, en un acto del Cidob: “Es verdad que hay cierta desglobalización, pero tampoco vamos hacia la autarquía. Es un periodo de transición que favorece la creación de oligopolios, con fusiones y despidos, y obliga a las pymes a asociarse entre ellas para poder competir”. A la espera de que el nuevo presidente estadounidense Joe Biden mueva ficha, China da un paso más en su carrera como superpotencia global

Noticias de portadaArtículos relacionados
Los 21 países APEC desafían el proteccionismo de Trump
Los cinco presidentes UE piden más unión europea con poca movilidad del trabajo y solidaridad fiscal
Los grandes desafíos de la Unión (y V): Hacia la integración política. ¿Una Europa federal?
Los grandes desafíos de la Unión (III): Sin unión fiscal, no hay unión económica y monetaria real
Noticias de portadaOtros artículos de Economía
Pensión de jubilación y derechos de autor ya son compatibles, no así jubilados públicos y privados
Sube la luz un 27% en plena ola de frío y con evidencia de que la pobreza energética daña la salud
El Foro de Alto Nivel de la Industria Española fija por objetivo un pacto dotado con 2.853 millones
Las auditorías facilitan el acceso empresarial a las subvenciones europeas, según los economistas
Los economistas urgen adelantar dividendos o transmisiones con plusvalías ante los efectos del COVID
© 2021  |  www.ibercampus.info   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la portadaIr a la siguiente noticia